Bobi (Gobius paganellus)

El gobio de arena, el de roca, el gobio leopardo, el gobio raposo, el gobio negro, el gobio listado…¡gobios, gobios, que agobio! Hay un montón de tipos distintos y todos se parecen bastante. Por eso hoy vamos a centrarnos en un personajillo muy habitual en nuestras costas, cuyo nombre es tan simpático como su apariencia: el Bobi o gobio paganellus.

El pequeño Bobi, de cuerpo robusto y ahusado, mide un máximo de 12 cm. y al igual que sus hermanos Gobiidae, tiene unos graciosos ojos en todo lo alto de la cabeza, que le otorgan un divertido aspecto de dibujo animado.

El problema que tenemos con los gobios es que los buceadores tendemos a confundirlos con sus primos los blenios, ya que tienen un aire muy parecido con sus tonos terrosos y sus ojos saltones. Pero atención, el truco es muy sencillo: los gobios, y entre ellos nuestro pequeño Bobi, tienen el labio inferior bastante más sobresaliente que el superior, al estilo de los bulldogs. Sin embargo a los blenios les ocurre todo lo contrario: el labio superior cae por encima del inferior, dándoles una expresión más amable y tontorrona, un poco como de “Buscando a Dory”.

Cara-de-gobio

Cara-de-blenio

Otra característica que nos ayudará a distinguirlos es que los blenios tienen una aleta dorsal que transcurre sin interrupción por todo el dorso del animal mientras que en los gobios aparece dividida en dos: la primera dorsal, cercana a la cabeza, es corta y alta mientras que la segunda dorsal es larga y baja y corre hasta la caudal.

Gobio con dorsal partida

Blenio con dorsal corrida

Vale, ahora nos resulta mucho más fácil distinguir a un gobio de un blenio, pero…¿cómo narices distinguimos a un gobio de otro gobio? Bueno, aquí la cosa se complica, menos mal que nuestro Bobi particular nos da una buena pista para reconocerle: su primera aleta dorsal, la que es corta y alta, presenta un llamativo remate de color amarillo que puede see naranja, morado o púrpura en los machos en celo.

Bobi

Bobi enamorao

Atención: la mayoría de los gobios son carnívoros, así que se camuflan imitando el color y el aspecto del fondo marino para pillar a sus víctimas (pequeños crustáceos y poliquetos) por sorpresa. ¡Ñam! Por eso muchos de ellos son de un indeterminado color pardo oscuro con diversos patrones de moteado.

You may also like...