Cangrejo común (Carcinus maenas)

 107
¿Qué tendrá el cangrejo común para que la comunidad científica le llame “cangrejo furioso”? (del latín “maenas“) En nombre de la ciencia nosotros le bautizaremos con el nombre de cangrejo broncas o cangrejo peleón, y desde luego que tiene la fama bien ganada.

 

¿Alguna vez habéis intentado molestar a un cangrejo común? Yo buceando desde luego que no, pero cuando era pequeña sí gustaba de coger karramarros con mi cubito entre las rocas que la bajamar dejaba al aire. Y he de decir que se ponían furiosísimos cuando me acercaba. Se erguían sobre sus patitas y levantaban las pinzas en el aire como un duelista con dos espadas, y varias veces me llevé un pellizco de recuerdo.

 

Ahora imaginemos a ese cangrejito de bajamar (no más grande que un caracol), pero en adulto. El cangrejo común puede llegar a medir hasta 8 centímetros, su cuerpo verde/pardo es trapezoidal y granuloso, con cinco dientes a cada lado de los ojos. Pero no son sus dientes lo que debe preocuparnos sino sus pinzas, que son fuertes y compactas, sin espinas ni quillas.

 

El cangrejo común no hace ascos a nada y es extremadamente resistente, lo que quizás explique su presencia en todos los ambientes acuáticos, desde las rocas de bajamar hasta los puertos más contaminados. De hecho, ahí donde te despistes se te cuela un cangrejo, y por ello la UICN lo ha catalogado dentro de las cien especies más invasivas del mundo.

 

 
Atención: para los amantes del marisco…si, el cangrejo común se puede comer, aunque dicen que no merece la pena ya que posee muy poca carne en sus pinzas.

 

You may also like...