Cerianto (Cerianthus membranaceus)

17-Cerianthus-sp-and-Divers

El cerianto (erróneamente llamado «anémona de tubo») es sin duda uno de los cnidarios más fotografiados por el colectivo fotosub, una verdadera «celebrity» en nuestra particular alfombra roja. El motivo es obvio: la melena enmarañada de tentáculos del cerianto, iluminada con una bioluminiscencia de tintes fantásticos, convierten a esta criatura en algo que parece provenir del espacio exterior  más que del fondo del mar. ¡Jamás la vida marina nos pareció más extraña y sideral que al ver ciertas fotografías de ceriantos!
El cerianto es un cnidario, es decir, «un bicho que pica». Profundizando un poco más en la familia de los Cerianthidae, podemos añadir que es un cnidario de tipo antozoo hexacorolario (¿qué pasa, os habéis quedado bizcos con tanta palabrota? No tardaréis ni un segundo en poneros al día con este pequeña clase de «Biología marina para Dummies»). Como todos los hexacorolarios, el cerianto posee numerosos tentáculos siempre mútiplos de 6. Sin embargo no se trata exactamente de una anémona, aunque comparta todas estas características con ellas, ya que no posee el carcaterístico disco pedal que adhiere a sus primas al fondo.

Cerianto oriental | Oceanografic (Valencia) | Manuel Muñoz | Flickr

Como alternativa a este disco, el cuerpo del cerianto se adhiere al fondo clavando su cuerpo (una especie de tubo puntiagudo formado por una secrección mucilaginosa, arena y detritus) en los fondos arenosos. A través de una serie de movimiento el cerianto puede enterrarse en sustratos blandos y anclarse, o desaparecer ante algún peligro.
Pero vayamos con la corona de tentáculos del cerianto, la más visible y fotografiada. El cerianto posee doble corona, como los faraones de Egipto: una  exterior y una interior. La corona exterior presenta tentáculos muy largos y permanece extendida, siempre en busca de alimento, cargada de cnidocitos. La interior es considerablemente más pequeña y se encarga de acercar el alimento a la boca del cerianto.  Esta lujuriosa melena de 200 tentáculos puede ser blanca, amarilla, marrón, verde, azul, violácea, naranja o rosa. ¡Para gustos los colores!

Cerianthus membranaceus-Cerianto (con imágenes) | Naturaleza ...

En ocasiones el cerianto presenta un tipo de luminiscencia llamado «fluorescencia», aunque los biólogos todavía no han sido capaces de ponerse de acuerdo al respecto. La bióloga marina Marta Domínguez López opina que, al ser primos cercanos de los luminiscentes corales, bien podrían compartir con ellos esta llamativa característica. También nos confiesa que en los acuarios se suele emplear luz ultravioleta para convertir a los ceriantos en criaturas de otro planeta.
250px-Ceriantharia_by_Luc_Viatour
Atención: la palabra cerianto procede del latín, {lt, cera}, de cera + {gr, anthos}, flor. En resumen, una flor cerúlea. ¡Quien dijo que el latín no puede ser poético!