Golondrina de mar (Dactylopterus volitans)

http://cdn.c.photoshelter.com/img-get/I0000X8ZMwHZfumM/s/750/750/MPOFlorida01338.jpg

Mucha gente conoce a esta criatura como “chicharra”… ¡pero cuánto más romántico es su pseudónimo, la golondrina de mar! Y es que al igual que su prima aérea, nuestra golondrina posee unas hermosas alas con las que planea sobre los fondos marinos tan ágil y veloz como la otra lo hace sobre los tejados.

La golondrina es un pez de la familia dactylopteridae, y el único de todo su grupo que pertenece también al orden de los escorpeniformes. Los escorpeniformes, alias “peces-escorpión”, deben su nombre a las prolongaciones espinosas propias de cabrachos, rascacios, peces león… los grandes alerones radiados de la golondrina le permiten entrar dentro de este club de fauna puntiagua y pinchosa.

¿Cómo podemos reconocer a nuestro pajarito marino? La golondrina mide entre 20 y 30 cm de largo, aunque puede alcanzar unos notables 50 centímetros…¡un golondrinón! Como todos los escorpeniformes, su cuerpo está cubierto por escampas fuertes y rugosas, lo que le otorgan un cierto aire acorazado. Su cabeza es grande y contundente, y en ella destacan unos ojazos rojos de gran diámetro y expresividad. Poseen una gran espina preopercular, que se dispara hacia arriba como la antena de un auto de coche. El dorso, la cabeza y los flancos son grises o parduzcos, generalmente con manchas más osucras entremezcladas con manchas más claras…¿pero a quién queremos engañar? Todo esto no son más que detalles secundarios, porque cuando de verdad reconocemos a la golondrina es cuando *ZAS* despliega sus alas, y nos deja con la boca abierta.

http://www.coralreefphotos.com/wp-content/uploads/2012/06/Flying-Gurnards.jpg

¡ZAS!

Las espectaculares aletas pectorales de la golondrina están formadas por un grupo de 30 radios dispuestos en forma de abanico, más una serie de radios más gruesos e independientes que le ayudan a planear. Estas alas vienen orladas por unas banda de intensísimo color azul eléctrico,tan bonitas que casi hipnotizan al buceador.

¿Y porqué abre sus alas el pez golondrina? Hemos leído que por varios motivos, todos legítimos. Primero, para planear por el mar: resulta evidente que poseen una gran capaciddad deslizante. Segundo, para conseguir hembra: el golondrino es un pez guapo, y-lo-sabe. Lucirse para ligar es un comportamiento que compartimos todos los seres de la Creación, desde el hombre hasta el pez. Un tercer y último motivo es la defensa: cuando el animal se siente amenazado por (digamos) una sombra gorda y negra que echa burbujas sin parar, lo primero que piensa es: “Voy a hacerle creer que soy más grande de lo que soy. Se va a cagar”. Al extender sus alas, el diámetro de la golondrina aumenta drásticamente. La verdad es que si que nos impresiona, pero no como él cree…

Resulta pues evidente porqué se le llama “golondrina”… ¿pero alguien se ha preguntado el origen de su otro nombre castizo, “chicharra”? La chicharra o cigarra es un insecto terrestre que se caracteriza por el sonido que realiza al frotar sus patas traseras “crreee-crreee-creee” y que es una de las bandas sonoras del calor y del verano. La chicharra marina produce el mismo sonido de estridulación, pero usando el hueso hipomandibular. Nosotros desde luego nunca le hemos oído “chicharrear”, pero a partir de ahora estaremos más atentos. De ahí también le viene otro de sus grandes apodos “el pez roncador” *ZZZZZZ*

Atención: Que tenga alas no convierte a la golondrina en un pez volador. El auténtico pez volador es capaz de volar por los aires, propulsándose sobre las olas con sus aletas delicadas y traslúcidas como alas de libélula. Todo un espectáculo.

You may also like...