Medusa común (Aurelia aurita)

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/5/5c/Aurelia_aurita_2.jpg

¡Atención buceadores: objeto volador no identificado frente a nosotros! Y es que la medusa común o aurelia se asemeja mucho con un OVNI, con sus cuatro focos luminosos listos para abducirnos. De hecho, uno de los nombres más desconocidos de este pequeño cnidario es el de «medusa platillo» y «medusa luna»…¡muy sideral todo!
La delicada belleza de esta medusa radica en la simplicidad de sus formas. Su cuerpo levemente acampanado posee un diámetro de entre 25 y 40 cm., aunque lo más habitual es ver enjambres de ejemplares pequeños de unos 5 cm. de diámetro. Alrrededor de la sombrilla cuelgan numerosos tentáculos, finos y abundantes como cabellera de sirena, gracias a los cuales atrapa el alimento y recopila información vital sobre su entorno. También posee cuatro tentáculos bucales, más grandes, traslúcidos y aplanados como cintas de gasa blanca. Pero el verdadero símbolo de esta medusa es el característico dibujo que lucen sobre la umbrela: cuatro semicírculos o herraduras luminosas, dispuestas simétricamente como los pétalos de una flor.

Aurelia Aurita o Medusa común | Características, fotos y video

Estos «pétalos» son en realidad las gónadas de la aurelia. En el caso de los machos son de color blanco luminiscente o amarillento, mientras que las gónadas femeninas son de color rosado o violáceo. ¡Quien nos iba a decir que era tan fácil diferenciar a una medusa de un meduso!
El hecho de que podamos ver con tanta claridad sus formas es debido a que tanto el endodermo (tejido interno) como ectodermo (tejido externo) son transparentes como el cristal. También presenta una cierta luminiscencia, y sus agrupaciones nocturnas generan escenas oníricas dignas de la película de ciencia ficción.

La medusa aurelia es un animal cosmopolita, lo que sinifica que está por todas partes menos en las aguas frías del Ártico, y especialmente en aquellas de baja concentración salina cuyas temperaturas ronden los 16-20º. Para moverse por los mares del mundo se coloca en posición levemente horizontal y avanza cerca de la superficie gracias a las contracciones pulsátiles de su umbrela.
Atención: vale, muy bien, muy bonita pero vayamos al quid de la cuestión… ¿la aurelia pica? Pues la verdad es que si, y el chispazo es bastante doloroso. Sin embargo no presenta absolutamente ningún riesgo para nuestra salud. Vamos, que pica sólo por fastidiar al personal. ¡Malditos marcianitos!