Ofiura (Ophiuroidea)

d589199281d03e596704b46273bc6bba

La ofiura es uno de los seres más extraños que podemos encontrarnos bajo las olas,  y eso es mucho decir: con su juego de patas articuladas alrededor de un círculo central, esta criatura más bien parece un robot extraterrestre o algún tipo de mecanismo steampunk con vida propia.
Las ofiuras son pequeños equinodermos, y por ese motivo la gente tiende a confundirlas con sus rechonchas primas, las estrellas de mar. A diferencia de las estrellas, las ofiuras poseen cinco brazos largos y estrechos como látigos que surgen independientes del disco central (3 cm.) y además… se mueven. Pero se mueven de verdad, con mucho arte y salero, que sólo les falta tocar las castañuelas ¿Y esto a qué se debe? Pues básicamente a sus brazos están formados por vértebras óseas articuladas.

ofiura | A este precioso animalillo, primo hermano de las es… | Flickr

Imaginad una estrella de mar en movimiento, arrastrándose sobre un sistema de patitas ambulacrales. Estas patitas tienen ventosas, así que entre el tamaño y la adherencia no es muy probable que las veáis derrapando sobre el fondo marino.
Estrella de mar, too fast too furious
En el caso de las ofiuras, ese sistema de patitas ambulacrales ha quedado absorbido dentro de su cuerpo, convirtiéndose en un sistema de placas óseas articuladas mucho más funcional. Por eso podéis ver a las ofiuras bailoteando por el fondo, cogiendo cosas y echándoselas a la boca y saludando de manera entusiasta  a los buceadores. Seguro que bajo entrenamiento podrían hasta hacerte un corte de mangas. Pese a su aspecto jurásico, la ofiuras son los más evolucionados de los equinodermos.
En cuanto al menú, las ofiuras le dan a todo: pueden ser suspensívoras, carnívoras, carroñeras, filtradoras, etc. Por ejemplo, una ofiura que quiera comer alimento en suspensión sólo tiene que agitar los brazos (Put your hands in the air!) y todas las partículas alimentarias se quedarán adheridas a unas bandas de mucus. Las ofiuras con ganas de algo más contundente simplemente agarrarán al primer poliqueto, molusco o minicrustáceo que aparezca y se lo meterán en la boca, situada bajo el disco central. Así de sencillo. Normalmente las ofiuras carnívoras son fáciles de reconocer porque tienen muchos ganchitos en sus patas, para evitar que las presas escapen.
Como la mayor parte de los equinodermos, las ofiuras viven arrastrándose por el fondo, aunque algunas se entierran en la arena con las patitas asomando y otras se acoplan en el interior de esponjas y corales.
Atención: En España hay gran variedad de ofiuras, entre las que destacan la Ophioderma longicauda (una especie muy voraz), la Ophiocomina nigra  (de color pardo claro o grisáceo),  y la Ophiotrix fragilis (con su cuerpo cubierto de espinitas).

Guardar

Guardar