Pulpo común (Octopus vulgaris)

Ya sea enroscada en una grieta o desplegada elegantemente contra el fondo, la silueta del pulpo es inconfundible y uno de los iconos marinos por excelencia.
El pulpo es un molusco cefalópodo cuyas ocho extremidades cuentan con ventosas y convergen en su cabeza, donde se encuentra el pico córneo que le sirve de boca. Por eso se llaman cefalópodos, porque su pies parten literalmente de su cabeza.

Octopoda - Wikipedia, la enciclopedia libre

Cuentan con un sistema de sifón que les permite cambiar de dirección, como los motores a propulsión, y un sistema de tinta para huir de los depredadores, en este caso morenas, congrios o meros.
Los pulpos se mimetizan muy bien con el entorno, llegando a imitar tanto el color como la textura del sitio dónde se posan y haciéndose casi invisibles a ojos no entrenados. Además son listos, muy listos, pueden resolver problemas, aprender de la experiencia y mostar una divertida curiosidad.

Atención: el pulpo tiene nada menos que tres corazones y bombean sangre azul.