Paparazzi de la semana: David Saa

  • _4A_0114
  • _5A_0113
  • CIMG6775
  • DSC_4947
  • DSC_5154
  • _5A_0113

Nuestro paparazzi de la semana tiene una de las profesiones más bellas y excitantes que existen en el mundo: David Saa, natural de Vigo, es marcador de tiburones.

El marcaje de tiburones para estudios científicos es una actividad de gran utilidad. Gracias a la identificación de los individuos de una población es posible conocer importantes aspectos acerca de la ecología, la biología y el comportamiento de los escualos: dinámica poblacional, organización social a medio y largo plazo, movimiento y permanencia, e incluso permiten realizar una estimación de la población silvestre.

David Saa lleva escribiendo artículos sobre estas maravillosas criaturas desde el año 2005. En el 2010 obtuvo la especialización en marcaje de tiburones, y a partir de ahi comenzó su colaboración con organismos privados. También es autor de estudios de campo con el tiburón blanco en Sudáfrica, y con el tiburón azul y el tiburón mako en el Atlántico Norte.

Podríamos hablar largo y tendido de la labor de David como marcador de tiburones, pero por petición especial del fotógrafo preferimos ser discretos a la hora de aportar información. ¿El motivo? La lacra social del furtivismo. Y es que los furtivos no sólo operan sobre el terreno, sino que también investigan posibles oportunidades de caza, siguiendo a los marcadores de tiburones a través de sus perfiles y páginas web.

Pero aunque parco en datos, David Saa es rico en historias. Como la de “Queen”, una hembra de blanco que causó una gran impresión allá por el 2005. “Queen” era un bello ejemplar de Carcharodon carcharias claramente dominante. No escapaba de los barcos, ni se asustaba de los golpes contra las jaulas, ni huía de otros tiburones… una auténtica hembra de bandera que no se dejaba arrendar por nada. De ahí que nuestro paparazzi la bautizase con el regio nombre de “Queen”, la reina de Sudáfrica. ¿Queréis verla? En nuestra galería podréis reconocerla por su gran tamaño (casi 4 m. de longitud) y una marca causada por un gran anzuelo en la mandíbula… ¡que la disfruten, nudibranquios!

You may also like...